¿Cómo cambiar de hábitos?

smile la vida es pink

Antes de seguir escribiendo entradas sobre organización, minimalismo o productividad me pareció de vital importancia hablar sobre como cambiar de hábitos, pues de nada nos sirve leer grandes técnicas para simplificar nuestras vidas si no tenemos las mínimas herramientas necesarias para realizar los cambios.

En este post vamos a ver porqué es tan difícil cambiar un hábito, como funciona el proceso y algunos trucos que podemos hacer para lograr nuestros objetivos.

Empezando a cambiar de hábito

Recuerdo haber leído alguna vez que el intento de cambiar de hábito sucede en tres etapas:

❤. La primera etapa es la motivación: Se caracteriza por la sensación de que todo va a ser muy fácil, suele aparecer después de la lectura de un libro, blog o una conferencia motivadora, es un momento de máxima inspiración.

Como cambiar de habitos

Fotos we heart It

 

❤.La segunda etapa es la lucha: Aquí la inspiración inicial empieza a desaparecer dejando lugar al desánimo, es cuando empiezan a aparecer los viejos hábitos para intentar hacerse un hueco.

❤.La tercera etapa es la Rutina: Si eres persistente y llegas hasta aquí, tienes que afrontar a tres mecanismos del cerebro que intentarán hacerte retroceder:

1. El monstruo del desaliento: Una empieza a desanimarse frente los primeros resultados desalentadores y pierde el ritmo o lo abandona… Esto me recuerda una enseñanza budista, en un retiro de meditación Vipassana que hice , aprendí que tenemos dos monstruítos en nuestro cerebro(¿o eran demonios?)que nos confunden, el primer nos dice que la técnica no es lo suficiente buena para ti y por ello debes abandonarla. Si logras disuadirlo aparece el segundo monstruíto y te dice que ” tú” no eres lo suficientemente buena para realizar esta técnica. Evidentemente sólo son mecanismos mentales, keep calm and carry on.

2. Interrupciones: Vacaciones, fiestas, etc.

3. Seducción del éxito: Significa quedarse atrapada en el éxito inicial, sintiéndose que eres ” la mejor” y no avanzar en el proceso. No te equivoques…

Para comprenderlo mejor :

¿Qué es un hábito?

❤Todas aquellas acciones que realizas repetidamente de forma automática, espontánea y natural. Nuestra vida está compuesta de hábitos buenos y malos.

Ejemplo de buenos hábitos: Peinarse, hacer ejercicios, informarnos, leer, cepillarse los dientes, etc.

Ejemplo de malos hábitos: Llegar tarde, saltarse comidas, despertarse tarde, dejarlo todo siempre para la última hora ( Procrastinar), fumar, comer demasiado, hábito de quejarse…

¿Porqué es tan difícil cambiar de hábitos?

Nuestro cerebro se resiste al cambio, es una cuestión adaptativa y de supervivencia, la mente tiene la tendencia de utilizar todo su esfuerzo para aprender cosas nuevas y no para cambiar lo que ya has aprendido.

En un proceso de cambio se tiene que detectar ( y para ello nos viene bien la ayuda de un psicólogo, psicoanalista o coaching) cuáles son los hábitos enraizados que te mantienen ancladas a una situación.

Si no consigues llegar al hábito no consigues llegar al cambio. En cuanto trabajas tus metas, tienes que observar tu estado actual, para detectar los hábitos que impedirán el proceso.

Los Activadores :

Debes saber que un estímulo, como puede ser un olor, una imagen, un tono de voz, una canción, un ruido o un timbre, cambian tu actitud. Siempre habrá algo fuera que te hará comportar de una forma determinada. Esta conexión se llama Neuroasociación pero para simplificarlo la llamaremos Activadores.

Todos los hábitos se mantienen en automático porque son activados por un estímulo. ¿Conocéis el experimento de perro de Pávlov? (aquí os dejo el enlace: http://es.wikipedia.org/wiki/Iván_Pávlov) pues se aplica la misma lógica.

Trucos para cambiar de hábito:

1º Paso: Descubrir el activador. Ser consciente para descubrir los estímulos que activan el hábito, por ejemplo el café puede ser el activador para un fumador.

2ºPaso: Crear un hábito nuevo. Para abandonar un hábito viejo “siempre” tienes que sustituirlo por un hábito nuevo.

Vamos a crear a propósito un activador externo que nos ayude a que el nuevo hábito quede interiorizado. En un proceso de cambio podremos cambiar cualquier cosa que pueda ser significativa para nosotras, cambia la posición de la cama, las fotos, el olor del ambientador o el de tu perfume, cambia tu café preferido o la decoración, cambia el camino que haces, todo vale.

Un ejemplo, me acuerdo de una película donde la protagonista cada vez que tenía que pensar una idea se ataba un lazo rojo en el pelo… (Cuando me acuerde el nombre lo edito) También leí en una ocasión que Rafa Nadal sigue un pequeño ritual antes de empezar su juego, para ponerse en situación y concentrarse. O yo misma, antes de estudiar para un examen siempre me pongo un chicle de menta en la boca : )

Vamos a repetir a propósito este nuevo hábito hasta que quede consolidado. Y entonces se realizará en piloto automático.

 

❤.❤.❤.❤

La regla mágica de los 21 días

Hay una teoría interesante que deseo compartir aquí, Robin Sharma autor del libro “El monje que vendió su Ferrari”, creó la “La regla mágica del 21”. Sharma asegura, que es posible implementar un nuevo comportamiento si lo haces repetidamente. Y tanto él, como muchos expertos afirman que en 21 días puedes afianzar un nuevo hábito. De hecho cuando yo formaba parte de un círculo de mujeres en mi pueblo, una vez hicimos este ejercicio de los 21 días sin quejarse. Fue una experiencia gratificante que nos marcó profundamente.  Abajo os dejo un video super buena onda ; )

http://m.youtube.com/watch?v=QOATQpLlZoc

Yo particularmente considero que muchos talismanes, objetos de la suerte, piedras, gemas, en realidad lo que hacen es actuar como activadores. (Suelo creer mucho más en la psicología que en la magia).

Recuerda: Si quieres apreciar cambios en tu vida, debes cambiar cosas en tu entorno. Pequeñas cosas pueden producir grandes cambios.

Es importante darnos cuenta de que nosotras creamos los hábitos y por lo tanto nosotras tenemos el poder sobre ellos y no al revés .

¿Qué te parece el desafío 21 días sin quejarse? ¿Te atreves a apuntar? ¿Crees que hay alguna cosa en ti que desearías cambiar?

( n__n) (vuelvo a aceptar el desafío, creo que me quejo mucho menos que antes pero voy hacer la prueba de los 21 días sin quejarme otra vez para reforzar la práctica ).

¡Un beso enorme!